Tudor Born to dare

El afamado exfutbolista, David Beckham, se une al homenaje del espíritu de Tudor. Por ello, se atrevió a bucear con el campeón mundial de buceo libre, Morgan Bourc’his, en pleno mar abierto. Una hazaña que puso a prueba el temple de estos dos osados deportistas y el de las piezas de relojería de la marca.

Tudor invitó a David Beckham a practicar el buceo libre por primera vez, eso sí, acompañado por el experto Morgan Bourc’his, quien es campeón del mundo en esta disciplina. Las hazañas de Bourc’his incluyen ser campeón del mundo de apnea con peso constante sin aletas, con una inmersión a 87 metros y batir el récord de Francia con una inmersión a 89 metros, misma distancia que mejoró en 2017, alcanzando los 90 metros.

 

En mar abierto

 Para realizar esta actividad que sacó a Beckham de su zona de confort, tanto él como Bourc’his llevaron los relojes Tudor Pelagos, que están especialmente diseñados para practicar submarinismo.

Esta hermosa pieza está en su elemento a grandes profundidades, gracias a las características técnicas que posee. Para empezar, tiene una hermeticidad de hasta 500 metros (aunque cada reloj se prueba a una profundidad de hasta 625 metros). Asimismo, la caja y el brazalete son de titanio, un material que es 40% más ligero que el acero inoxidable; tiene un cierre autoajustable patentado; movimiento de manufactura Tudor con reserva de marcha de 70 horas; certificación del COSC; válvula de escape de helio y visualización completamente luminiscente.