Rituales para aprender a confiar en ti mismo

A pesar de que parecería que a los hombres exitosos les sobra la confianza, numerosos testimonios de personas con un desempeño asombroso, como Pep Guardiola, quien nunca aceptó ser el maravilloso estratega que se le considera, demuestran que no es así.

La confianza en uno mismo es un don que parece sacado de una historia de hadas en elque una bruja lanzó una maldición porque quien la busca,entre más triunfa, más duda de sus habilidades. Aquí tienes la poción mágica para destruir el maléfico hechizo.

Le pasa a los científicos, a los hombres de negocios, a los deportistas y hasta a los galanes de cine, por más exitosos que sean. No importa que repitan sus triunfos una y otra vez en distintas ocasiones y bajo diversas circunstancias porque en cuanto se ven enfrentados a un nuevo desafío, las dudas de si podrán lograrlo, los asaltan. Esto es algo completamente naturalporque el ser humano teme al fracaso, sin embargo, es una actitud que causa estragos en la salud física y emocional pues la presión por repetir los buenos resultados causa tensión en los diversos sistemas del organismo, y a la larga, se padecen secuelas como depresión, insomnio, ansiedad, abuso de sustancias y de alcohol, hipertensión, males cardiacos… ¿sigo? Por fortuna existen técnicas que ayudan a que las personas aprendan a confiar en sí mismas y que, a partir de ahí, ejecuten lo que se proponen minimizando los efectos de enfrentar un desafío. Una de ellas consiste en crear un ritual propio para estos casos.

Stewart Cotterill, un psicólogo deportivo de la Universidad de Winchester, en Inglaterra, afirma que a pesar de que parecen algo irracional, los rituales funcionan. En realidad, llevar a cabo cierta rutina permite enfocar la atención, limitar las distracciones y detonar comportamientos positivos previos que el inconsciente sabe que han dejado buenos resultados. Eso hace que llevar a cabo un ritual personal favorezca que la persona se sienta más optimista, energizada y, con confianza en sí misma, por lo que es un recurso útil para enfrentar una situación estresante, como una junta de negocios crucial o una decisión profesional muy grande. Por eso, a continuación te proponemos tres rituales para que elijas el que mejor creas que va con tu personalidad, o bien para que los tomes de inspiración para crear el tuyo.

Ritual 1
Elige tu objeto de la suerte. De seguro esto no te parecerá tan ridículo porque sabes que muchos deportistas tienen camisetas, números, ropa interior o muñecos en cada partido para invocar buenos resultados finales. Los objetos de la suerte “adquieren” su poder de dos fuentes: la primera es lo que los investigadores llaman “eventos contiguos”: cuando una persona usa un objeto y pasa algo positivo, su mente asocia el resultado con el objeto, por lo que piensa que éste tiene poder sobre la circunstancia, así que usarlo en la siguiente ocasión traerá la misma consecuencia. Este objeto puede ser una prenda, un portafolios, una pluma, una libreta o cualquier otra cosa. Para convertirlo en una fuente de certeza bastará que lo uses cada vez que te sientas flaquear para que tu mente haga el resto y repitas la experiencia positiva. Inténtalo.

Ritual 2
Adopta una “pose de poder”. La investigadora Amy Cuddy afirma que pararse en una pose dominante, es decir con los pies abiertos y la manos en la cadera (la pose típica de la Mujer Maravilla), en realidad puede elevar la sensación de poder en una persona. Existen numerosos estudios que se enfocan en señalar que exponer a un individuo a cierto estímulo puede afectar el comportamiento subsecuente. El ejemplo más claro son las maromas, brincos, gestos con las manos o los brazos con los que los futbolistas celebran un gol.
Que hagan esto no es una mera casualidad, quizá ellos no lo sepan, pero tiene raíces antropológicas mucho más profundas. La Universiad de Yale llevó a cabo un experimento en el que un grupo participó en un juego de palabras que incluía “Florida” y “arrugas”; quienes completaron el juego, al término del mismo, caminaban más despacio, pues para quienes viven en Estados Unidos estas palabras están asociadas a la vejez porque Florida es el destino preferido de los retirados de la vida laboral.
Por el contrario, el profesor de la Universidad de Columbia, Adam Galisnky, junto con algunos colegas, le pidió a un grupo de sujetos que escribieran acerca de una ocasión en la que se sintieron ya fuera poderosos o a merced de las circunstancias; después de eso, debían llenar una carta de motivos para ingresar a un trabajo o tener una entrevista falsa. Quienes eligieron relatar un momento poderoso tuvieron un mejor desempeño en la pruebas posteriores que los que se sintieron agobiados por las circunstancias.
Esto demuestra la íntima unión que hay entre la mente y el cuerpo, por lo que cuando este realiza un gesto que significa “poder”, desencadena eventos y actos que generan resultados positivos. Así que tener un movimiento personal puede tener ese mismo efecto. Puedes tratar de adoptar el gesto de triunfo que tu deportista favorito lleva a cabo cada vez que sale vencedor en un partido o hacer una adaptación para generar el tuyo.

Ritual 3
Visualiza el triunfo. La visualización es uno de los recursos más sencillos y más efectivos que existen para obtener confianza en uno mismo. Esto lo han expresado los atletas más soprendentes. Muchos de ellos aseguran que antes de una competencia visualizan cada uno de sus pasos para lograr un desempeño que les permita alcanzar el resultado que desean. Po ende, si escribes los pasos que has dado para tener éxito en otras ocasiones te será más sencillo visualizar el resultado que esperas. Ya lo has hecho antes pero quizá ha sido de manera inconsciente, así que toma una libreta y anota los pasos repetitivos que has dado cada vez que logras una meta. Revísalos la siguiente vez que tengas un desafío y consúltalos todas las veces que sea necesario durante el proceso; si se te presentan obstáculos o contratiempos, acude a tu lista con mayor fecuencia, una o dos veces al día. El punto es que te convenzas de que ya has pasado por eso y que has alcanzado un resultado positivo. Esto generará confianza en tus pasos y tus decisiones y finalmente te ayudará a materializar tus metas. ¿Listo para un 2109 exitoso?

Si puedes imaginarlo puedes crearlo. Visualizar una situación en la que logras tu meta te sostendrá en el camino mientras trabajas hasta que llegues a tu objetivo. Tú eliges qué realidad quieres vivir.