Para tener éxito en la vida hay que ser feliz

No estar conscientes de ello conlleva a una búsqueda infructuosa que es muy frustante.

La ciencia médica ha comenzado a aceptar una de las posturas de la medicina alternativa: que lo que pasa en la mente determina el estado físico de las personas de manera directamente proporcional.Es decir, las personas positivas suelen tener mejor salud que aquellas que se dejan dominar por los pensamientos negativos. De hecho existe abundante literatura científica que apoya esta corriente que deja más que claro que el miedo, el estrés, la ansiedad, el mal humor, el odio y otras emociones tóxicas dañan al organismo y, tarde o temprano, se manifiestan con ataques cardiacos, migrañas, diabetes, cáncer, sobrepeso y muchas cosas más. Y lo mismo pasa con los objetivos: esperar que generen felicidad daña el espíritu cuando las personas no consiguen lo que se han propuesto.

Todo cuenta
Sin embargo, muchos expertos opinan que las emociones por sí solas no son responsables del todo. La doctora Laura Kubzansky, profesora asociada de las materias de sociedad, desarrollo humano y salud de la Harvard School of Public Health (Escuela de Harvard de Salud Pública) afirma que “tal parece que una mentalidad positiva tiene efectos benéficos que van más allá de evitar ser presa de la depresión, pero no conocemos cómo funciona ese mecanismo exactamente”. En un estudio dirigido por la doctora Kubzansky, en el que participaron más de 6,000 hombres y mujeres con edades entre los 25 y 74 años, se descubrió que aquellos que experimentaban sentimientos de entusiasmo, esperanza y que eran capaces de lidiar correctamente con los contratiempos que se les presentaban en la vida cotidiana eran menos propensos a desarrollar males de tipo coronario.
Sorprendentemente el mero optimismo era capaz de reducir este riesgo a la mitad.
Los científicos creen que este efecto no solamente tiene que ver con el optimismo en sí sino que cuando la gente procesa adecuadamente sus emociones evita los estados de ánimo que generan hábitos destructivos (como comer en exceso, drogarse o alcoholizarse) que sí son la causa de que se desarrollen diversas enfermedades. Y una persona que está enferma, difícilmente puede tener el estado de ánimo positivo que es tan necesario para enfrentar y resolver todas las dificultades que se encuentran en el sinuoso camino para alcanzar el anhelado éxito.

Aprende a ser feliz
Cada quien tiene su propia definición de felicidad, pero la verdad es que no es lo que muchas personas piensan: tener dinero, éxito, ser bello o ser popular. Si bien es cierto que nada de esto sobra, de seguro no es el camino, pues basta ver las trágicas vidas de figuras como Marilyn Monroe, quien tenía todo eso y a pesar de ello terminó suicidándose. La felicidad es interna y cuando es auténtica, no depende de las circunstancias que están fuera de nuestro control.De hecho, al aprecer, para alcanzarla, la mejor manera es adquirir una capacidad conocida como resiliencia.
Es un término recién acuñado que se usaba para describir la habilidad de ciertos materiales de regresar a su estado original después de haber sido deformados y que ilustra muy bien la vida de los seres humanos. Todos pasamos por malos momentos, angustias, tragos amargos y tragedias, pero no todos logran sobreponerse a ellos. Si no uno no posee esa capacidad ningún triunfo, por grande que sea, le permitirá disfrutar lo que se ha logrado con esfuerzo.

Tips para ser feliz
No se sabe con certeza si el optimismo es una capacidad innata o adquirida, pero sí se sabe que hay diversas maneras de cambiar el estado mental de negativo a positivo. Si quieres alcanzar tus metas personales y profesionales aquí tienes algunas sugerencias para que comiences hoy mismo:

  • Ríete: la risa provoca que el organismo libere sustancias que benefician distintos sistemas del organismo y eliminan las toxinas que los afectan. Deja de tomarte tan en serio y busca cosas y situaciones que te hagan reír: ve una película de comedia, busca videos divertidos en Internet o juega un rato con los niños con los que tengas cercanía, ellos son verdaderos maestros en este arte.
  • Aprende a vivir aquí y ahora: La experiencias duras que viviste hace unos años (e incluso en la infancia) ya pasaron, las cosas terribles que pueden suceder aún no llegan. Así que trata de aprender a disfrutar lo que tienes hoy.
  • Busca ayuda profesional: Mucha gente catalogada como “negativa” en realidad padecía depresión, la cual se caracteriza, entre otras cosas, porque le pone al paciente una especie de velo que lo hace ver todo negro. Una vez que estas personas reciben un diagnóstico y medicación correctos cambian porque son capaces de percibir las cosas en su verdadera dimensión. Si te cuesta ver lo bueno de la vida, quizá necesites consultar a un psiquiatra (no a un psicólogo, ellos no pueden recetar medicamentos).