Los escapistas de la fama

A lo largo de la historia muchas personas han cambiado su nombre por diversas razones.

A lo largo de la historia muchos escritores, pintores, músicos y hasta políticos han usado nombres ficticios o sobrenombres por diversas razones. Estos se volvieron tan famosos que, a menudo, pocos recuerdan cuáles eran sus nombres reales. Aquí tienes algunos que ejemplos que se volvieron muy populares con el tiempo.
 
Mark Twain
Este hombre, originario de Florida, Missouri, tomó ese nombre de un término náutico que escuchaba frecuentemente debido a que vivía cerca del río mississipi. Los marinos que trabajaban a bordo de los barcos y botes que transitaban por él gritaban “Mark Twain”, una expresión en inglés que se refería a la medida que indicaba la profundidad del río para navegar seguros. Usaban un aparato con marcas que equivalían 6 pies cada una y la profundidad adecuada era cuando el agua cubría la segunda marca; cuando eso sucedía gritaban: “Mark Twain”. Las obras literarias más conocidas de este escritor son "Tom Sawyer”, “Huclkeberry Finn”, “Un yanqui en la corte del rey Arturo”y “El Príncipe y el Mendigo”. Mucha gente cree que se trata de libros para niños, pero en esas novelas hay mucho más que historias llenas de humor, por lo que vale la penaque los adultos las conozcan. Por ejemplo, Twain fue el primero en utilizar la huellas dactilares para autenticar la identidad de una persona muchos años antes de que la policía descubriera que se trata de marcas únicas e irrepetibles en cada individuo. Esto ocurrió en su novela “Pudden´Head Wilson” en la que un niño rico y un esclavo son intercambiados al nacer y esto se descubre al comparar sus huellas digitales.
Su verdadera identidad: Samuel Clemens Langhorne
 
Walter Keane
Bueno, esto en realidad fue un seudónimo forzado. La historia fue la inspiración de la película “Big Eyes”. Keane se volvió uno de los favoritos de Hollywood por sus pinturas en las que los protagonistas destacaban por sus grandes ojos. Los cuadros causaron tal furor que hasta Andy Warhol los alabó, por lo que Walter pronto abrió sus propias galerías y convirtió el arte en un producto al alcance de todo el mundo. ¿Cuál era el problema? Que él no era el pintor, la verdadera artista era su esposa, Margaret y ella no tenía la menor idea de que su marido se atribuía el mérito de sus obras. Por supuesto que cuando se enteró se puso furiosa y entabló una demanda para que por fin el mundo supiera que ella era la talentosa. Despúes de una batalla legal, el juez dijo que para tomar una desición, Margaret y Walter debían pintar en la sala de audiencias delante de todos. A Margaret le tomó 53 minutos hacer uno de sus codiciadas pinturas, Walter, en cambio, alegó que estaba lastimado y que le faltaba inspiración. El fallo le otorgó a Margaret el crédito que merecía y obligó a su esposo a entregar todo el dinero que había ganado a costa suya.
Su verdaderá identidad: Margaret Doris Hawkins.

 
Calígula
Este tirano romano era miembro de la disnastía julio-claudiana que incluía a los emperadores Augusto, Tiberio, Claudio y Nerón. Mientras que Augusto es famoso por haber logrado pacificar Roma, Calígula y Nerón tienen una mala fama que ha perdurado hasta nuestros días por su perversíon y sus excesos. Calígula, nieto de Augusto e hijo de Germanicus. “Caliga” significa “bota de soldado” y “Caligula” era diminutivo de esa palabra loc ual se podría traducir como “botita de soldado”. A la muerte de Germanicus, Agrippina, su esposa regresó con sus seis hijos a casa, pero un altercado con Tiberio llevó a la matanza de todos los hermanos de Calígula y como único sobreviviente varón de esa familia, era el único candidato para subir al trono a la muerte de Tiberio. Su reinado estuvo marcado por su crueldad, sus excentricidades y sus perversiones sexuales que son lo que la humanidad más conoce de él. Fue asesinado por una conspiración.
Su verdadera identidad: Gaius Julius Caesar Germanicus

 
“El hombre es un experimento; el tiempo demostrara si valía la pena”
Mark Twain.