Liu Bolin, el camaleon rebelde

Liu Bolin es un artista chino que ha sorprendido al mundo con fotos en las que se camufla hábilmente en diversos paisajes que van desde anaqueles del supermercado, paredes grafiteadas, ruinas y stands de revistas hasta el coliseo romano. En esta entrevista exclusiva el profesor Liu Bolin nos habla de cómo se ve el mundo mientras uno se mimetiza con el paisaje.

Liu Bolin inició su carrera poco después de que China comenzara a recuperarse de los devastadores efectos de la Revolución Cultural y experimentara estabilidad política y crecimiento financiero. Su primera serie “Hiding in the City” le ganó el apodo de “Invisible Man”, ya que era una manera de protestar acerca del hecho de que el poderío económico hacía invisibles a las personas. Bolin usa la pintura, la fotografía y el performance para llamar la atención acerca de la tensa relación que existe entre el hombre como individuo y las exigencias de la sociedad actual.
Sus obras son sorprendentes ya que es preciso poner atención para poder distinguir al artista en el paisaje elegido para transmitir ideas. Muchas de ellas son llamativas por el fondo colorido, por ejemplo, “Hiding in London No. 4 – Magazine Rack, 2014”, en el que se puede interpretar que las revistas hacen que las personas se masifiquen para unificarse en un estereotipo de belleza y de estilo de vida. A continuación compartimos contigo la charla que tuvimos con Liu Bolin, quien vive en Bejing.
 
Usted ha usado el arte para protestar. Ser rebelde es una fase natural de la juventud, ¿hacerse mayor ha modificado o ha cambiado la intensidad de este sentimiento?
Comencé a hacer trabajos de camuflaje urbano desde el 2005 y el estudio que usaba fue demolido. Antes de eso pasé un largo periodo de mi juventud, que es cuando la vida es más complicada, persiguiendo mis sueños artísticos. Estos dos factores me llevaron a usar la desaparición de mi cuerpo como una vía de resistencia; expresar esto es una visión individual y un modo de vida. Conforme pasa el tiempo la resistencia disminuye gradualmente, de hecho, tranquilizarse nos permite vernos a nosotros mismos y nos ayuda a ver de una manera distinta los problemas a los que nos vamos enfrentando a lo largo de las diferentes etapas de nuestro desarrollo. Uno se cuestiona cosas como la relación entre los chinos y el mundo, la relación de los seres humanos y la historia, el arte contra la historia o la historia humana y el avance artístico.
 
¿Un artista puede dejar de ser rebelde en algún momento?
Un artista usa imágenes para crear un cuadro. Desde el punto de vista de un artista nos rebelamos contra la confusión que la sociedad le trae a los individuos. A través de la discusión, y usando las obras como espejo, la gente puede pensar acerca de la esencia de la vida. Un artista se encarga de eso, su misión es algo básico para la sociedad.
 
¿Se podría decir que Liu Bolin se esconde en sus obras para poder observar sin ser visto?
Me escondo en mis obras usando técnicas para colorear para crear la ilusión de que mi cuerpo no está allí, pero lo cierto es que es real porque los fondos que elijo son algunas de las industrias que son parte de la civilización. Por lo tanto, lo que yo hago es representar la interacción de los individuos ante el desarrollo de la civilización y cómo éstos desaparecen frente a ella.
 
¿Cómo ve el mundo Liu Bolin mientras está camuflado?
Para mí el mundo no ha cambiado, pero la gente nota que mis ojos cambian de visibles a invisibles. Desde la perspectiva de la creación artística, los artistas se inclinan más a transmitirle lentamente sus experiencia al público para mostrarlas a todo el mundo.
 
¿Le siguen molestando las mismas cosas ahora comparado con el momento en que empezó su carrera? ¿Ahora le preocupan otros temas?
En mi experiencia artística y humana uno no puede elegir las circunstancias, ya sea que le gusten o no. Lo único que uno puede hacer es analizarlas para tratar de cambiarlas usando su propia actitud para influenciar y dirigir a la gente que lo rodea. Estés de acuerdo o no, la historia es el proceso de desarrollarse y la conciencia humana está en una nueva etapa de modernidad.
 
Usted ha dicho que se considera a sí mismo como un outsider, ¿cree que volverse parte del paisaje es su manera de encontrar su lugar en el mundo?
En los últimos 10 años de mi trabajo he experimentado diferentes cambios y he usado eso para expandir mi comprensión del mundo. En los inicios de mi carrera me escondía en diferentes sitios que tenían que ver con el desarrollo social en China, como por ejemplo, la propaganda, algunas revistas, ruinas de sitios que habían sido demolidos, e incluso comida chatarra que estaba contaminada. Después, comencé a trabajar en otros países para cuestionar las distintas culturas, con diferentes obras literarias y artísticas. Durante el proceso de filmación estoy en comunicación constante con el mundo, pero durante cada una de las etapas del proceso de mi trabajo me estoy cuestionando: “¿Quién soy?”, “¿Cómo encaro a la humanidad en el mundo y sus problemas?”. Mientras mantengo ese diálogo a menudo me encuentro a mí mismo, mi trabajo me sirve para preguntarme qué forma tiene la existencia.
 
Hace poco comenzó a incluir a otras personas en sus obras, ¿a qué se debió esta decisión? ¿Cómo elige a los participantes?
A principios de julio del 2013 acepté una encomienda llamada “Cancer Village”, en la cual vivían 23 personas. Los participantes eran niños, ancianos, mujeres y jóvenes, todos eran campesinos. Sus campos habían sido contaminados por plantas de químicos así que sus alimentos, sus condiciones de vida y sus organismos estaban severamente dañados. Sentí que su experiencia de vida y su comprensión del medio ambiente en el que vivían se integraba a la perfección con mi trabajo. Por otra parte, desde el 2011 mi piel estaba muy dañada debido a que está en constante exposición a los pigmentos de la pintura que usamos para trabajar. El problema era difícil de tratar médicamente en ese entonces, así que dejé de pintarme porque mi piel habría reaccionado violentamente. Tenía molestias que incluían síntomas como dolor y enrojecimiento; sin embargo, eso se resolvió, hoy en día ya estoy bien.
Actualmente creo mis obras con mayor libertad. Cuando trabajo trato de poner en ellas la esencia de las cosas, las causas y trato de que las cosas o las personas que aparecen ene ellas se interrelacionen con el ambiente; de este modo la audiencia puede ver la historia completa porque la tiene frente a sus ojos. Algunos de los problemas que reflejan las obras también se revelan ante el público para que comprenda el contexto y piense acerca de la naturaleza humana.
 
Suele usar imágenes para comunicar mensajes poderosos, ¿de qué manera esto es similiar o diferente de los mensajes que nuestros ancestros nos dejaron en cuevas? ¿Espera que su obra le narre nuestra historia a las generaciones futuras?
¡Que buena pregunta! Desde el punto de vista artístico, lo que hacemos representa lo mismo que los animales que nuestros ancestros dibujaron en cuevas: también cazamos. Las obras permiten reflexionar acerca de nuestros miedos y encararlos a través de las líneas y los colores. Como artista, lo que reflejan las imágenes que yo creo es similar a las imágenes de los cazadores y a las imágenes en las que se rinde culto a los dioses. A los hombres actuales, al igual que a los antepasados, nos preocupa sobrevivir y trato de capturar eso en mis obras. Por eso pienso que mi trabajo tiene un significado histórico, espero que cada una de mis piezas le sirva a al gente para pensar y sacar sus propias conclusiones.
 
¿Las nuevas tecnologías en el terreno de la fotografía le restan valor artesanal a su trabajo, o lo hace más veloz y preciso?
La fotografía se ha tornado en sustituta de las pinturas al óleo y se ha convertido en un nuevo estilo de arte. Desde que la fotografía nació, en 1839, ha estado envuelta en la controversia, pero el trabajo detrás de la cámara ha ganado reconocimiento como una forma de arte. Hay varias razones para esto: primero, su atemporalidad, segundo, su agilidad y, finalmente, su velocidad. De hecho, el desarrollo de la tecnología digital y la transformación de las fotos digitales en información se ha convertido en una gran ventaja. Por eso opino que la fotografía es una arte avasalladora; de hecho, la fotografía manual es lo de menos, lo más importante es registrar la vida de la manera más familiar posible. Cuando la cámara se dirige a una cierta posición hay un acto completamente consciente, pensado y adecuadamente planeado. Por lo tanto, esa foto en realidad es pensamiento humano tangible, que nace del trabajo conjunto de la mano y el cerebro. Las fotos son más intuitivas y más temporales que la pintura.
 
¿Qué opina acerca de Instagram? ¿Le parece artístico que la gente lo fotografie todo y lo comparta constantemente?
Instagram le permite a la gente alredor del mundo ver tu vida, ver tu percepción de la vida y entrar en tu intimidad, por lo tanto, creo que es un arte en sí mismo. Instragram le brinda a las personas una plataforma para exhibir a los individuos lo que comparte su vida; uno puede apreciar como viven los demás y apreciar las riquezas del mundo, así como intercambiar información y comunicarse sin barreras de tiempo ni espacio. La comunicación es el futuro de la vida humana, así que esta plataforma es una obra de arte por sí misma.
 
Por ultimo, ¿cuál de sus obras describe mejor la visión de Liu Bolin acerca de la vida?
Resumir mi arte es complicado. Mis títulos de la universidad y de posgrado son esculturas. Muchas gente me conoce y me ha hecho famoso gracias a mi trabajo de camuflaje en la ciudad, pero eso es sólo una parte de todo mi proyecto, apenas si es el 40%. En realidad, paso la mayor parte de mi tiempo haciendo instalación, esculturas y pintando. También hago algunas fotos de multimedia, son una parte inseparable de mi trabajo y todo eso es lo que compone a Liu Bolin. Lo que mejor representa mi trabajo son las fotos y los aparatos, uno es mi mano derecha y el otro la izquierda. Dedicarse a una sola cosa es limitante, yo trato de trabajar con todo para hablar de mi mismo.
 
Exhibiciones de Liu Bolin
Estas son algunas de las exhibiciones que Liu Bolin ha presentado alrededor de todo el mundo.
 
-Liu Bolin, Musée de l’Elysée, Lausanne, Switzerland (2019, fecha por anunciar)
-Liu Bolin: The Invisible Man, Erarta Museum, Saint Petersburgo, Rusia (2018)
-Liu Bolin. The Invisible Man, Complesso Del Vittoriano, Roma, Italia (2018)
-L’homme caméléon, Le DIDAM, Bayonne, Francia (2018)
-Ghost Stories, Maison Européenne de la Photographie, París, Francia (2017)
-Galerie Party, Centre Pompidou – Acte II with Liu Bolin, Centre Pompidou, Galerie des Enfants, París (2017)
-Migrants, Museo d’Arte Contemporanea Ramacca, Catania, Italia (2017)
-Art Hacker, Klein Sun Gallery, New York, NY (2016)
-Liu Bolin Solo Exhibition, Hadrien De Montferrand Gallery, Hangzhou, China (2016)
-Desapareciendo, Museo de Contemporáneo de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina (2015)
-Liu Bolin: Hiding in the City, Edwynn Houk Gallery, Zurich, Switzerland; Liu Bolin: Hiding in the City, Boise Art Museum, ID (2015)
-Liu Bolin, Dennos Museum, Traverse City, MI (2015)