Las maravillosas monedas de Roman Booteen

Descubre el trabajo de este ruso que ha capturado la atención en Instagram.

Estas monedas son esculturas en movimiento, por lo que Roman Booteen le da a la frase “mover el dinero” un nuevo significado. Sus creaciones convierten monedas comunes y corrientes en verdaderas obras de arte que son muy codiciadas pues sólo están disponibles unas cuantas al año por Ebay.
Roman Booteen ejerce el arte del hobo nickel (término que literalmente significa “5 centavos del vagabundo”) que es el nombre que recibe el arte de esculpir monedas sobre sus características originales para alterarlas. Este estilo es muy apreciado en la numismática porque a estas monedas se les considera piezas de colección que llegan a alcanzar altos precios por el trabajo que requieren los detalles.
 
El origen del hobo nickel
Esta tradición que nació en Estados Unidos se remonta a mediados del siglo XVIII. En ese entonces recibían el nombre de love tokens porque los que las usaban eran los enamorados, quienes mandaban grabar en monedas nombres, fechas o iniciales. Esta costumbre se hizo muy popular de 1913 a 1938, cuando el gobierno de los Estados Unidos emitió monedas de 5 centavos que estaba hechas de una aleación de 75% cobre y 25% níquel, lo cual las hacía más blandas de lo normal. Por un lado llevaban la efigie de un indio americano y por el otro un bisonte por lo que a estas monedas se les conoce como “Buffalo nickel” y también “Indian head nickel”. Durante la gran depresión de 1929, muchas personas que se quedaron en la ruina se vieron en la necesidad de usar el ingenio para sobrevivir y pronto se dieron cuenta de que alterar estas monedas para darles un aspecto atractivo era una gran manera de acrecentar su valor y canjearlas por un plato de comida o alojamiento por una noche. Así que, de pronto, alterar monedas se volvió un oficio muy común que hizo que surgieran artistas que hoy son muy cotizados como Bertram Wiegand quien usaba las letras de la leyenda “liberty” de las monedas para formar la palabra “Bert”, que era su firma.
 
De Rusia para el mundo
Roman Boteen es un aficionado a este arte que hoy maravilla con sus monedas que son esculturas en movimiento a los miles de seguidores de su cuenta en Instagram. Él lo ha llevado más allá porque no sólo les da un nuevo aspecto a las monedas sino que las convierte en mundos en miniatura que cobran vida mediante ingeniosos mecanismos. En sus manos las monedas se transforman por completo: hay puertas diminutas que se abren y se cierran, pivotes que revelan asombrosos secretos y figuras recién talladas que tienen movimiento. Para celebrar su quincuagésima moneda tallada, Boteen hizo una llamada “Gold Bug”, inspirada en el cuento de Edgar Allan Poe “The Gold Bug”. Se trata de un escarabajo cuyas alas se abren para revelar un cuerpo de oro de 22 kilates. Para esta pieza, Boteen usó dos monedas de dólar Morgan de 1921 y una moneda de oro del 2015. El mecanismo del insecto incluye flores, listones y calaveras, el cual se echa a andar usando un “botón” que está en la parte superior de la moneda. Por ahora las obras de Boteen sólo están a la venta por Ebay y en su cuenta de Instagram indica que por cuestiones legales de su país, ya que vive en Rusia, por el momento no le es posible hacer envíos a otras partes del mundo. Por fortuna, gracias a Internet, es posible admirar su trabajo en su cuenta de Instagram: @ romanbooteen