Joyas para mujer

Los accesorios son piezas clave en el guardarropa de toda mujer, pues estas determinan, en gran medida, el tono del outfit completo. Aquí tienes un par de opciones que están llamando mucho la atención.

Iconique
 
Esta marca crea piezas de joyería pensando en las mujeres que viven la vida con pasión y la disfrutan a cada segundo. Para esta temporada, Iconique lanza su colección “Woman” que está conformada por joyas perfectas para todos los días, que te permiten hacer un statement de tu personalidad.
 
Los anillos incluyen piedras delicadas que resaltan lo suficiente como para llamar la atención, pero sin ser las protagonistas. Los aretes destellan de manera elegante para manifestarse sutilmente, mientras que los colgantes hacen juego para crear una imagen armónica.
 
Diamantes negros
 
Estas raras piedras se han puesto de moda en los anillos de compromiso. Existen diferentes tipos de diamantes negros: los que son creados por la naturaleza, los que están hechos por manos humanas y los que reciben un tratamiento para que adquieran este color. Vamos a hablar un poco de cada uno para que te quede más clara la diferencia que no sólo tiene que ver con la calidad, sino también con el precio.
 
Naturales. No queda claro a qué se debe esta mutación. Se cree que se trata de un diamente policristalino “impuro” que está formado a base de diamante, grafito y carbón amorfo. La piedra adquiere este tono porque durante el proceso de formación se le adhieren grandes cantidades de las impurezas antes mencionadas. Son un capricho de la madre tierra.
 
Tratados. Son piedras claras que contienen muchas impurezas, lo cual les resta valor como diamantes, por lo  que se les somete a un proceso de calor o de irradiación para que adquieran un tono oscuro. Su precio es considerablemente menor que el de los diamantes naturalmente negros.
 
Hechos por el hombre. Se trata de circonias que reciben un tratamiento hecho en laboratorios para simular diamantes negros. A pesar de que las circonias son muy baratas, el procedimiento no lo es, por lo que alcanzan un valor más alto que el de los verdaderos diamantes tratados.