Roger Federer

Pedes in terra ad sidera visus “Los pies en la tierra, la mirada en el cielo”

Pedes in terra ad sidera visus

Esta frase en latín que significa “Los pies en la tierra, la mirada en el cielo” describe muy bien la impresionante trayectoria profesional de Roger Federer.
Este deportista ha demostrado una y otra vez, que cuando hay pasión y entrega a lo que uno ama, el tiempo es un número que aveces resta, pero también suma.

The greatest of all times.
The GOAT, es un acrónimo que significa The greatest Of All Times y no podría haber un término más preciso para describir a Roger Federer. Estas palabras del famoso coach Patrick Mouratoglou, resume muy bien la asombrosa trayectoria del astro: “Roger juega tenis como nadie y (a pesar de su edad) sigue acumulando victorias”. A su calidad como deportista hay que sumar su calidad humana. Federer posee la humildad de los grandes y prueba de ello es la respuesta que le dio a un pequeño que le preguntó durante una conferencia de prensa porqué le dicen “la cabra”.

Basta que una persona crea en otra para que ésta se convierta en un triunfador: uno mismo. O por lo menos, eso es lo que le funcionó a Roger Federer. Desde muy joven sabía que quería un sitio en el tenis y, convencido de que necesitaba dedicarse enteramente a ello, dejó la escuela. Sin embargo, su padre, Robert, cauteloso, le hizo prometer que si las cosas no salían como esperaba regresaría a estudiar. Por eso, cuando ganó sus primeros puntos derrotando al ruso Igor Tchelychev, Roger urdió un truco para que su padre confiara en que tenía un futuro en esa carrera. Le pidió a uno de sus amigos que le ayudara conseguir que falsos reporteros llamaran a su casa varias veces simulando estar interesados en entrevistarlo. Tendría que pasar todavía un tiempo para que Federer diera su primera entrevista real.

Esfuerzo y trabajo en equipo
La carrera de Roger Federer comenzó a ir en ascenso cuando derrotó en cinco sets en Wimbledon, en el 2001, a uno de los íconos que el más admira: Peter Sampras. “De repente, todo comenzó a tener sentido: porqué levantaba pesas, porqué corría, porqué trataba de dormir lo suficiente toda la noche”. Lo cual demuestra que la carrera de los triunfadores está pavimentada por el esfuerzo individual y por el de quienes los apoyan. Roger no duda en señalar como parte importante en su vida profesional a su coach, Peter Lundgren, a su entrenador, Pierre Paganini, y a su esposa, Mirka Vavrinec. “Ha sido como estar en un tren a toda velocidad, tuve que aprender muchas cosas: cómo lidiar con las entrevistas en TV, con las alfombras, la presión, la prensa y los viajes. Peter, Pierre y Mirka han sido para mí un apoyo muy sólido”.
Mirka Federer vio frustrada su propia carrera como tenista a los 24 años debido a una lesión. Por lo tanto, admite que canalizó su pasión por este deporte en apoyar por completo a su esposo: “su carrera me permitió traer el tenis de nuevo a mi vida”, dice orgullosa.

Sus rivales
Hacia el 2008 el meteórico ascenso de Federer se vio frenado por dos razones. La primera es que fue diagnosticado con mononucleosis. El tenista experimentaba cansancio intenso y después de que perdió en Australia contra Djokovic, y de que fue eliminado en Dubai contra Andy Murray, acudió al médico. Eso explicó el mal desempeño que había venido teniendo y que hizo sonar las alarmas pues no había sido eliminado en primera ronda desde 2004. A pesar de todo, Roger aseguró en ese entonces que se sentía muy orgulloso de haber llegado a las semifinales de Australia a pesar de estar enfermo.

El otro rival ha sido el español Rafael Nadal. Los fans de ambos deportistas cuestionan seriamente los parámetros que se usan para determinar quien es el mejor. Usualmente, se utiliza el criterio de contabilizar los grand slams que cada uno ha ganado, pero hay quienes opinan que se deben tomar en cuenta los méritos deportivos del jugador de manera global. 

Los números del número 1

  • 2 parejas de gemelos completan la familia conformada por Roger y Mirka Federer: Myla Rose y Charlene Riva y Leo y Lennart.
  • Habla 3 idiomas: ingles, alemán y francés.
  • 7 veces ha ganado el torneo de Wimbledon, equiparando el récord de Pete Sampras.
  • 8 años tenía cuando se inició en el deporte blanco.
  • 36 años de edad lo convirtien en el tenista activo más viejo en ser el número 1 del ATP
  • 36 premios ATP Tour: Número 1 ATP – 5 veces; Arthur Ashe Humanitarian of the Year – 2 veces; Stefan Edberg Sportmanship – 13 veces; ATPWorldTour.com Fan´s Favorite - 15 años consecutivos; mejor regreso del año (en 2017).

Su lado divertido
El buen humor de Federer es famoso pues no pierde la ocasión de burlarse de su edad y la siguiente anécdota es prueba de ello. Después de que ganó el Australia Open, Will Ferrel, el actor cómico, lo entrevistó retomando su papel en la película “Anchorman”. En dicha cinta, Ferrel interpreta a un reportero bastante irreverente. Entre otras preguntas que estaban totalmente fuera de lugar, le hizo la siguiente a Roger:
-¿Es molesto para ti cuando el público te grita “vamos, Roger, vamos, Roger” una y otra vez?
-A mi edad uno comienza a olvidar las cosas, así que cuando gritan, me ayudan a recordar mi nombre y eso es genial.

Sin detenerse
Después de su triunfo en el Abierto de Australia, y con Nadal lesionado, Federer tiene menos presión encima. Es decir, comparada con la que tenía en 2017, cuando su carrera se vio amenazada por una lesión en la espalda. Pero actualmente está en excelente forma y listo para enfrentar a sus oponentes más jóvenes. Es posible que, tal como lo hizo un año antes, evite la temporada de juego en arcilla para reservar toda su energía para el pasto de Wimbledon, que es una de sus superficies favoritas. Al parecer, el titán está decidido a defender su título, tal y como ya lo demostró en Melbourne hace un par de meses.

20 Grand Slams

  • Abierto de Australia: Antes de comenzar el partido que le permitió adjudicarse su vigésimo Grand Slam, Federer dijo: “No creo que alguien tan viejo deba ser el favorito”, pero los resultados demostraron lo contrario. Sus delirantes fans lo vieron derramar lágrimas de emoción al recibir el ansiado trofeo que se suma a su ya impresionante colección de galardones de tenis.
  • 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2009, 2012 y 2017.
  • Wimbledon: Sin duda un venue que Federer jamás olvidará ya que aquí logró su primer Grand Slam al derrotar a su admirado Pete Sampras, lo cual significó el inicio de su propia leyenda. Asimismo, con su más reciente triunfo en Wimbledon, hizo llorar a su rival, Marin Cilic, con un 6-3, 6-1, 6-4 y se anotó su octavo título.
    2004, 2006, 2007, 2010, 2017, 2018.
  • U.S, Open: Este Grand Slam bien podría recibir el nombre de “El mágico número 5” pues esa es la cantidad de veces que Roger Federer lo ha ganado. Pero por si eso no bastara, el tenista ha obtenido este título de manera consecutiva, lo que lo convierte en el primer deportista de la era moderna en haber alcanzado semejante hazña. 2004, 2005, 2006, 2007, 2008.
  • Roland Garros: Tras cuatro finales sucesivas, Federer por fin se alzó con el triunfo en su primer Roland Garros, derrotando a Robin Soderling 6-1, 7-6 (7-1) y 6-4. La sorpresa fue grande, pues Soderling había derrotado a Rafa Nadal una semana antes; “esta ha sido mi más grande victoria”, afirmó Roger con lágrimas en los ojos. En ese momento se convirtió en el sexto jugador en la historia del tenis en ganar los cuatro Grand Slams.
    2009.

Su lado filantrópico
La Roger Federer Foundation inició en el 2003, el año en el que Roger ganó su primer Wimbledon, a insistencia de sus padres Robert y Lynette. Sin embargo, en ella participa activamente toda la familia Federer: Roger, Mirka, Robert y Lynette. “Queríamos hacer algo positivo en la vida de todos estos niños y hacerlo, además, de manera sostenible. En 2018, si todo sigue bien, habremos cambiado la vida de más de un millón de niños. Este objetivo nos mantiene alerta diariamente”, afirma Lynette, refiriéndose a los niños en condiciones de pobreza de Sudáfrica y Suiza. Estos pequeños son los principales beneficiados de los esfuerzos de la fundación, la cual trabaja para darles acceso a educación de calidad para que tengan la oportunidad de moldearse un futuro que los aleje de la pobreza que aqueja a sus familias, muchas veces por generaciones. Para el 2018, esta organización tiene la meta de alcanzar un millón de niños que puede tener acceso a las instituciones educativas que sostiene.
La fundación ha recaudado más de 40 millones de dólares y ha donado alrededor de 30 millones para favorecer los programas educativos de distintas escuelas, cuidadosamente elegidas.

El valor de la confianza
El mayor éxito de la RFF es la imagen pública de la estrella. En una encuesta acerca de las personas más respetadas del mundo, llevada a cabo en Estados Unidos hace algunos años, el nombre de Roger Federar aparecía en segundo lugar, después del de Nelson Mandela. Eso significa que la gente no sólo lo percibe como un asombroso deportista, sino también como un gran ser humano, lo cual contribuye a generar confianza en su labor altruista. Y es que una fundación puede ser un arma de doble filo porque si no se maneja con resultados y absoluta transparencia, puede afectar seriamente la imagen de la celebridad que la patrocina. Por lo tanto, Lynette Federer se asegura de tener un equipo de trabajo que no sólo se enfoque en captar donaciones, sino que también aporte mejoras sociales medibles y sostenibles. En una entrevista concedida a un portal on line, Lynette afirmó: “La pobreza es una desgracia presente en todo el mundo, incluso en Suiza. Las consecuencias son iguales para todos: genera aislamiento, falta de desarrollo y limita a los niños para que expriman su potencial”. Pero además, ella ha dicho que cuando su hijo visita los lugares que apoyan, la gente no tiene la menor idea de quién es. “Las aldeas en las que trabajamos no cuentan con electricidad, por lo tanto, no hay televisión ni revistas deportivas. Para ellos sería muy difícil entender cómo se puede llegar a ganar dinero mediante un juego”. Así que esas personas no imaginan que el dinero que sirve para mejorar su vidas proviene de donaciones y de la venta de la mercancía especial con el nombre de Roger Federer que está disponible en la página oficial de la fundación. Ahí es posible adquirir gorras y polos de la marca Nike, raquetas de Wilson, un calendario oficial con espectaculares fotos de Roger y pines, cuyas ganancias se destinan a esta causa. Entre la eficiente administración de la fundación por parte de su familia, la entusiasta participación en ésta de sus amigos y colaboradores y la carismática imagen del astro del tenis, no será raro que este año lleguen a la meta de un millón de niños beneficiados mucho antes del plazo que se han propuesto.

“Cuando uno se siente afortunado comienza a pensar en cómo compartir ese sentimiento con los demás. Elegí mejorar la educación porque es un tema que siempre me ha interesado”.

Un talento millonario
Pero tanto trabajo y giras tienen frutos económicos que le han ganado a este atleta un lugar en las listas de los más adinerados. De acuerdo con la revista Forbes, Roger ocupa el lugar 23 en su lista de las 100 Celebridades Mejor Pagadas del Mundo (edición 2017), con 64 millones de dólares. Pero es el deportista número 4 en la lista de los Atletas Mejor Pagados del Mundo de dicha publicación. Sin embargo, después de que derrotó a Alexander Zverev, sus ganancias por concepto de premios se elevaron a $110,235,682 millones de dólares, desbancando a Tiger Woods, quien ostentó el primer lugar en ese rubro por mucho tiempo con la cifra de $110,061,012 millones de dólares.
La cantidad que Forbes tomó en cuenta es una suma de lo que el tenista recibe por sus presentaciones y endorsements, como el contrato con la marca de pasta Barilla, el cual asciende a 40 millones de dólares y tiene una vigencia de cinco años. De hecho, muchos de los patrocinios con los que Federer cuenta son bastante longevos, algunos se alargan hasta 10 años. Entre las marcas que lo apoyan podemos mencionar nombres tan importantes como Nike, Wilson, Credit Suisse, Mercedes, Rolex, Lindt, Jura, Moet & Chandon, Sunrise y NetJets. En total, se calcula que Roger posee una fortuna personal que ronda alrededor de los $320 millones de dólares.

Los tips del máster
Un hombre que ha sobresalido de ese modo seguro tiene una visión muy propia acerca de lo que significa el camino hacia el éxito y cómo se ve el mundo desde la cima. A continuación compartimos contigo las lecciones involuntarias que Roger suelta de vez en vez.
“No le temo a nadie, pero respeto a todos”.
“Siempre pienso positivo y cre que eso me ha ayudado en los momentos más difíciles”.
“He aprendido a ser paciente”.
“No hay manera de evitar el trabajo duro, acéptalo”.
“Siempre pienso que aún puedo derrotar a quien sea. Si no crees que puedes ganar torneos, entonces no podrás hacerlo”.
“Definitivamente, siempre se puede mejorar”.
“He practicado mucísimo”.
“Siempre supe que tenía algo especial”.
“El hombre que gana es aquel que piensa que puede lograrlo”.
“Para jugar bien es preciso encontrar la paz, la armonía y la confianza en uno mismo”.