Como cepillar tus dientes para cuidar tu corazón

Aunque  no  se  te  haya  ocurrido,  la  salud  dental tiene mucho qué ver con el corazón. Y es que las personas que no se cepillan los dientes al menos dos veces al día corren mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca. ¿Sorprendido? Sigue leyendo.

Aunque  no  se  te  haya  ocurrido,  la  salud  dental tiene mucho qué ver con el corazón. Y es que las personas que no se cepillan los dientes al menos dos veces al día corren mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca. ¿Sorprendido? Sigue leyendo.


Diversos estudios asocian la salud bucal con la salud general del organismo y concluyen que la mala higiene, las caries y el sangrado de encías pueden causar enfermedades del corazón. Existe cada vez más evidencia de que la enfermedad periodontal (de las encías) puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas y algunos investigadores aseguran que las personas que la padecen tienen casi dos veces más probabilidades de sufrir males relacionados con las arterias coronarias.
Así que para tener un corazón sano es preciso no descuidar los dientes.

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD PERIODONTAL?
Las enfermedades periodontales son infecciones de las encías, de los huesos y de las fibras que unen a los dientes al hueso y los sostienen en la mandíbula. La causa principal de estas enfermedades es la placa, una película pegajosa que se forma en los dientes cuando no se tienen una adecuada higiene oral y que está llena de bacterias. Los indicios de que una persona padece la enfermedad periodontal incluyen, entre otros, síntomas como los que se mencionan:
  • Encías rojas e inflamadas que son sensibles al tacto y que sangran siempre que la persona se cepilla o cuando usa hilo dental.
  • Encías que se retraen de los dientes dejando más estructura dental (la corona y/o las raíces) expuesta.
  • Depósitos de placa de color blanco lechoso o de tono amarillento que generalmente se acumulan entre los dientes.
  • Pus entre los dientes; esta área también puede estar sensible e inflamada en el área de las encías.
  • Dientes flojos o sensibles.
  • Mordida que se siente diferente.
  • Olor bucal desagradable y nauseabundo.


¿QUÉ TIENE QUE VER CON EL CORAZÓN?
Según una investigación presentada durante una conferencia anual de la Sociedad de Microbiología General que se celebra en Nottingham, Inglaterra, las bacterias que causan la formación de placa bacteriana en las encías pueden “fugarse” de la boca hacia el flujo sanguíneo y aumentar el riesgo de un infarto. Cuando las bacterias entran en el torrente sanguíneo se encuentran con las plaquetas, que son las encargadas de coagular la sangre cuando sufrimos una herida. Las bacterias se adhieren a las plaquetas, produciendo coágulos dentro de los vasos sanguíneos y bloqueándolos  parcialmente;  esto  impide  que  la sangre fluya hacia el corazón, lo cual pone a la persona  en  riesgo   de  sufrir  un   ataque   cardiaco.
Por otra parte, de acuerdo con un artículo de la revista “Journal of Periodontology”, publicación oficial de  la American Academy  of  Periodontology,  el  efecto a largo plazo de la periodontitis crónica, es decir, la exposición prolongada a las bacterias, puede causar enfermedades cardiovasculares que deriven en un infarto. El estreptococo vive generalmente en la boca, confinado en comunidades llamadas biopelículas o biofilm, las cuales son responsables de la placa dental y de infecciones como gingivitis y periodontitis (el estreptococo gordonii y el estreptococo sanguinis  son agentes infecciosos  comunes). Si este agente patógeno se escapa de dichas comunidades y entra en el torrente  sanguíneo,  la bacteria puede utilizar una proteína llamada PadA como arma para forzar a las plaquetas de la sangre a unirse a ella y formar coágulos. Con las plaquetas se unen son capaces de recubrir totalmente la bacteria, lo cual la protege contra el sistema inmune del cuerpo y también de los antibióticos que se utilizan para combatir la infección. Lamentablemente, además de proteger  a  la  bacteria, la unión de las plaquetas también provoca pequeños coágulos, crecimientos en las válvulas   cardiacas o inflamación de las arterias lo cual bloquea el abastecimiento de sangre hacia el corazón y el cerebro. Los científicos están investigando la forma en la que estas bacterias interactúan con las plaquetas para para así poder desarrollar nuevos y mejores tratamientos para combatir la enfermedad de las encías.


Expertos británicos que estudiaron a más de 12 mil adultos, hallaron que aquellos con mala higiene bucal eran 70% más propensos a contraer una enfermedad del corazón, en comparación con quienes se lavaban los dientes dos veces al día y tenian encías saludables.

CUANDO EL CORAZÓN YA ES SENSIBLE
Las enfermedades periodontales también podrían agravar una enfermedad cardiaca ya existente. Los pacientes en riesgo de sufrir endocarditis infecciosa (inflamación de las cámaras y válvulas internas del corazón) necesitan ser evaluados antes de someterse a un procedimiento dental. Por eso es importante que si alguien sabe que su corazón no está en buen estado, consulte al dentista, a un médico general o un cardiólogo, para determinar si es necesario que tome antibióticos antes de cualquier trabajo dental.
De acuerdo con  la  American  Heart  Association si se padece alguna enfermedad  del corazón,  es recomendable tomar en cuenta estas sugerencias:
  • Establecer y mantener una boca saludable, así como practicar una buena hígiene bucal y visitar al dentista regularmente.
  • Asegurarse que el dentista esté enterado de que se padece un problema cardiaco.
  • Seguir atentamente las instrucciones del médico y del dentista cuando receten medicamentos.
El tratamiento periodontal puede ayudar a restaurar la elasticidad de las arterias que irrigan de sangre al corazón. Algunos estudios también  han sugerido una relación entre la enfermedad periodontal  y  la  aterosclerosis  (un  problema   que afecta los vasos sanguíneos arteriales) y han asegurado que el tratamiento periodontal puede reducir significativamente el riesgo cardiovascular.
Las primeras etapas del procedimiento  dental encaminado a este fin pueden incluir el raspado de sarro periodontal y de raíz, donde se retira la placa  y el sarro  de las bolsas alrededor de los dientes y   se suavizan las superficies de las raíces. Algunas personas pueden necesitar tratamientos adicionales, por ejemplo, antibióticos si su enfermedad  está  más avanzada. Los pacientes con males cardiacos existentes o aquellos que están en riesgo de sufrir uno en el futuro cercano pueden necesitar cuidados adicionales adaptados específicamente a su condición.